Herramientas digitales para selección de personal: Filtra candidatos eficientemente

Herramientas digitales que te ayudarán a filtrar candidatos que sí cumplen con los requisitos del perfil en una etapa oportuna del proceso de selección.


Las mentiras en el currículum son una verdad innegable. Exagerar respecto de la experiencia laboral o las capacidades, es una tendencia (lamentable, por supuesto) que responde a la alta competitividad de nuestros tiempos y que trae consecuencias negativas tanto para los candidatos en términos de reputación, y para las empresas, en términos de rentabilidad.


En este sentido, es responsabilidad de los reclutadores conocer las formas más comunes de mentir en un currículum, para poder detectarlas, así como informarse sobre los procedimientos y herramientas disponibles para este fin.

Entre las formas más comunes de mentir en el currículum, está el manifestar una experiencia laboral excesivamente adaptada al anuncio del empleo, con términos copiados del mismo requerimiento laboral. 

Asimismo, está el caso de la exageración de las funciones desempeñadas en trabajos anteriores, con la intención de comunicar una experiencia que no se tiene. La formación académica falsa y el nivel de dominio de un idioma extranjero, son también casos cotidianos. 

Finalmente, cabe mencionar un caso que parece increíble por la facilidad de corroborar la información, pero ocurre: hay candidatos que dicen haber trabajado en empresas donde no lo han hecho.

Estas mentiras le provocan problemas a la empresa. Uno de ellos es la pérdida de tiempo, pues una hoja de vida que pasa el primer filtro, continúa en el proceso de selección hasta la entrevista, donde el reclutador recién podría notar que lo expresado en el currículum era mentira. Eso ocurre en el caso de que el reclutador pueda descubrirlo oportunamente.

El otro problema que puede provocar la mentira es mucho más grave: la empresa podría contratar a una persona no apta para la labor. Si se averigua la verdad luego de que la persona ha sido incorporada a la empresa, las consecuencias incidirán directamente en la rentabilidad financiera, pues la persona habrá significado una inversión estéril. 

Por otro lado, el clima laboral se verá perjudicado, pues la presencia de esta persona habrá provocado un desorden generalizado en la cadena de valor. 

Es en consideración a estos potenciales problemas que, si bien el currículum es lo primero que se ve, no debe ser el único elemento a juzgar en la etapa correspondiente al primer filtro en el proceso de selección.

Existen procedimientos tradicionales para cotejar la veracidad de los datos brindados en la hoja de vida, como solicitar títulos académicos adjuntos y corroborar las referencias laborales con una llamada al anterior empleador. No obstante, estos medios inevitablemente toman un tiempo considerable, ya sea al revisar documentos o al confirmar información a través de una comunicación con terceros. Tiempo que tiene sentido invertir con una terna final de buenos candidatos y no en una etapa inicial del proceso de selección.

¡Soluciónalo con tecnología!

Te recomendamos dos herramientas digitales que puedes usar para filtrar candidatos en una etapa inicial del proceso que ofrecen un sustancial ahorro de tiempo:

 

1. Formulario Virtual

 

Este consiste en un conjunto de preguntas cerradas que se envía a los aspirantes a través de alguna herramienta digital específica, y sirve para saber más de ellos y sus capacidades. El candidato completa el formulario sin necesidad de ir a tu oficina y lo mejor es que se los puedes enviar a muchos  candidatos en simultáneo. 

El formulario se puede diseñar para validar concretamente una serie de conocimientos que el postulante debería tener. Claro está, también podría mentir en este punto, valiéndose de información que hubiera en internet u otras fuentes, pero igual sería útil para cargos bien definidos que involucraran conocimientos que no podrían averiguarse fácilmente, salvo con una persona que sí fuera apta para la posición. Estaría en el conocimiento y la pericia del reclutador el poder elaborar un formulario efectivo para detectar posibles mentiras colocadas en el currículum.

Otra ventaja adicional es la posibilidad de poder asignarle una puntuación a cada respuesta y de esta manera poder rankear a los candidatos, de manera que solo consideras a los que mejor puntuación obtuvieron.

 

2. Video presentaciones

 

La Video Presentación es un formato audiovisual de muy pocos minutos de duración, en el que se pueden programar preguntas filtro para los candidatos. Estas preguntas se ejecutan de manera automatizada, ahorrando así la necesidad de una primera entrevista presencial, gracias a la calidad de la información obtenida. 

Por ejemplo, si uno de los requisitos excluyentes del puesto es el manejo de inglés fluido, es bastante probable que recibas muchos currículos que indican conocimiento del idioma inglés, incluso algunos lo marcarán como avanzado, y no sería de extrañar que hasta tengan certificados de institutos de inglés. Seguro los invitarás a una entrevista presencial y recién ahí notarás que varios candidatos no cumplen con el requisito.

Si usas una herramienta digital como la video presentación podrías programar preguntas filtro en inglés. Así, en un periodo muy corto de tiempo, a distancia y con muchos candidatos en simultáneo, podrás filtrar de manera más eficiente a los que sí cumplen con el requisito excluyente en una etapa muy temprana del proceso e invitar a las entrevistas presenciales solo a los mejores candidatos.